Especial V centenario de las Comunidades de Castilla. Un repaso bibliográfico

Esta entrada es un recopilatorio de la producción historiográfica sobre el levantamiento de las Comunidades de Castilla. No pretende establecer un catálogo cerrado, sino ser una muestra de los libros publicados sobre el tema que resultan de mayor interés, a juicio del autor. Que se haya optado por seleccionar solamente libros no excluye la necesidad de consultar otro tipo de publicaciones, especialmente los artículos de revistas especializadas más recientes, para quien quiera adentrarse más a fondo en el tema.

Se incluye en primer lugar una retrospectiva bastante simple sobre las tendencias e interpretaciones dominantes en la historiografía desde el siglo XIX hasta nuestros días en torno a la insurrección comunera. A continuación se presenta la lista bibliográfica que es el cuerpo principal de esta publicación. Se completa esta lista con un comentario más o menos breve sobre las obras que versan sobre el movimiento comunero a nivel general y sobre otras obras de interés. En cuanto a los estudios sobre personajes o espacios concretos simplemente aparecen indicados, sin mayor comentario. En resumen, se muestran un listado de obras fundamentales a partir de las cuales profundizar en el conocimiento de un episodio de la historia que aún hoy mantiene presencia en el debate historiográfico y en el imaginario colectivo sobre el pasado.

La ausencia de alguna obra que el lector pueda advertir en esta lista puede deberse a tres razones: el desconocimiento de la misma por quien escribe estas líneas, el simple despiste o la omisión deliberada, pues no se trata de referenciar todo lo publicado sobre el tema (para ello es recomendable consultar alguna de las obras que se señalan, especialmente las de Gutiérrez Nieto y Berzal de la Rosa). En cualquier caso, las sugerencias para incluir alguna publicación ausente serán bienvenidas, ya que es posible que en los próximos meses haya que añadir nuevas publicaciones teniendo en cuenta el quinto centenario. Las publicaciones literarias se han obviado, ya sean novelas, teatro o poesía, con la excepción del romance de Luis López Álvarez por su especial trascendencia en la cultura popular del último medio siglo.

Ejecución de los comuneros de Castilla, de Antonio Gisbert (1860) [Fuente: Wikipedia]

Las tendencias historiográficas en torno a las Comunidades

Durante buena parte del siglo XIX, la concepción de la historia que tenía el liberalismo español identificó a los comuneros como héroes de la patria, protagonistas de una lucha en defensa de las libertades castellanas frente al absolutismo habsbúrgico (Martínez de la Rosa, Modesto Lafuente, Ferrer del Río…), un enfoque que no conoció retraimiento hasta finales de siglo. Fue entonces, en torno a la crisis del 98, cuando se comienza a extender entre la intelectualidad una visión menos positiva de los comuneros, que pasan a ser considerados como ejemplo de la reacción medieval frente a la modernidad representada por el imperio de Carlos V, visión que tendrá gran predicamento durante los años de la Restauración (Danvila, Menéndez Pelayo…).

Ambas posturas, excluyentes, se desarrollarán durante la primera mitad del siglo XX (Ganivet, Ledesma Ramos o Marañón del lado del reaccionarismo, Azaña del lado del modernismo) con mayor pujanza de las tesis anticomuneras, si bien a partir de los años 60 será una postura más cercana a la liberal la que se imponga mayoritariamente en la historiografía más avanzada y el imaginario popular (Maravall, Pérez…). En la actualidad, las interpretaciones y los enfoques son variados dentro de la interpretación historiográfica de las Comunidades de Castilla. Si bien se puede indicar que las tesis del modernismo frente al medievalismo son las más extendidas, no se pueden desdeñar los aportes de nuevos acercamientos al tema que pretenden revisar estas posiciones.

Las investigaciones que amplían el debate historiográfico durante las últimas décadas aportando nuevas perspectivas e indagan a fondo en aspectos concretos sobre las revueltas y guerra de 1520-1522 son fundamentales para una mejor comprensión del movimiento comunero, obviamente. Lo mismo puede decirse de las aportaciones de historiadores que se han acercado al fenómeno a la hora de analizar contextos más amplios, ya sea el reinado de Carlos V, el Renacimiento en España o los estudios sobre los últimos siglos de la Edad Media y los primeros de la Edad Moderna en Castilla. Por no dejar este apartado huérfano de referencias para quien sienta mayor interés, se pueden citar aquí a Manuel Fernández Álvarez, Julio Valdeón, Máximo Diago Hernando o Hipólito Rafael Oliva Herrer, además de los autores que se mencionarán más abajo sólo por una o dos obras pero que tienen una producción investigadora más amplia, como Beatriz Majo Tomé, Fernando Martínez Gil o Miguel Gómez Vozmediano.

Estudios del movimiento comunero a nivel general

  • La Decadencia de España. Primera parte. Historia de las Comunidades de Castilla, 1520-1521, de Antonio Ferrer del Río. Publicado en 1850.

El título no deja lugar a dudas sobre la interpretación del fenómeno. Es una obra paradigmática de la visión romántica, nacionalista y liberal dominante en el siglo XIX, una visión que identificaba a los comuneros como héroes ávidos de libertad frente la opresión despótica de gobernantes extranjeros y cuya derrota en Villalar era vista como el fin de las libertades en Castilla. Puede señalarse como una de las primeras aproximaciones al tema desde la historiografía y gozó de gran predicamento en su época.

  • Historia crítica y documentada de las Comunidades de Castilla, de Manuel Danvila. Publicado entre 1897 y 1900.

Esta monumental obra (consta de 6 tomos) resulta de utilidad aún hoy por la cantidad de documentos originales de archivo de los que incluye transcripción, ya sea completos o resumidos. Si bien algunos contienen errores en la transcripción, tal y como han señalado algunos investigadores posteriores, no deja de tener interés por su carácter de recopilación documental. En cuanto a la interpretación del movimiento comunero, evalúa el episodio como algo negativo, en línea con el ambiente historiográfico de las últimas décadas del XIX que seguía a Menéndez Pelayo, un ambiente dominado por un pensamiento centralista y conservador alejado de la concepción revolucionaria que había tenido el liberalismo a lo largo de buena parte del siglo XIX.

Autores posteriores han señalado la contradicción expresa que existe entre la visión que Danvila ofrece en sus reflexiones achacando a los comuneros estar faltos de pensamiento político y el contenido expresamente político y programático de algunos de los documentos que forman parte de su recopilación. Se ha atribuido este disenso interno en la obra de Danvila al hecho de que la transcripción de los textos no fuera hecha por su mano, sino que fue obra de otra persona (el archivero Tomillo). Esto pudo dar lugar a que Danvila leyera esos documentos muy por encima o incluso desatendiera la lectura de algunos, facilitando así el volcar en el texto sus prejuicios sobre el tema al lado de fuentes que contradecían su discurso.

  • Las Comunidades de Castilla. Una primera revolución moderna, de José Antonio Maravall. Publicado en 1963.

Maravall pretende volver sobre el levantamiento comunero en los años 60 del siglo XX impulsado por las nuevas corrientes historiográficas del momento, prestando atención a los nuevos estudios sociológicos y políticos. Califica el movimiento comunero como la primera revolución moderna de Europa, aun sin negar los evidentes aspectos medievales de la misma. Indica en la introducción que «todo lo que es moderno va cargado de herencia medieval», que «no hemos de pretender que algo se pueda llamar moderno tan sólo cuando todos los elementos medievales hayan desaparecido». La obra, más que centrarse en la narración de los hechos, es fundamentalmente un ensayo historiográfico sobre las pretensiones y acciones políticas del movimiento comunero, enmarcado en el momento de auge de la historia social, una interpretación del significado socio-político de las Comunidades de Castilla acorde a su contexto intelectual.

El estudio de Maravall será el punto de partida del dominio en la historiografía de las tesis que conciben a los comuneros como una prematura revolución moderna más que como la última revuelta medieval en Castilla. Una pieza clave en toda la posterior historiografía sobre el tema.

  • La revolución de las comunidades de Castilla (1520-1521), de Joseph Pérez. Primera edición en francés en 1970. Primera edición en castellano en 1977.

Este gran estudio del hispanista francés Joseph Pérez sigue siendo uno de los principales hitos en la producción historiográfica sobre movimiento comunero, si no el principal. Situado en la en la estela interpretativa de Maravall, no duda en calificar los sucesos como una auténtica revolución, la primera revolución moderna de Europa propiamente dicha. Demuestra un gran trabajo de archivo así como un amplio cotejo de las crónicas de la época y las colecciones de documentos publicadas después para elaborar un gran volumen (casi 700 páginas) muy detallado.

De los contenidos de este estudio destacan los análisis geográfico y económico del movimiento, ambos muy relacionados. En cuanto a lo primero, una oposición centro/periferia es atisbada en el desarrollo de la revuelta. Es el centro de Castilla de donde parte el descontento en primer lugar, es en las tierras a ambos lados de la sierra de Guadarrama donde se producen las principales batallas y son las cuencas del Tajo y del Duero los lugares donde se reclutan los principales personajes del movimiento. Esto no puede sino relacionarse con la diferencia de la estructura económica de ciudades del interior, más dependientes de las manufacturas (Cuenca, Palencia, Segovia), y las del exterior, destinadas a la importación y exportación (Burgos, Sevilla). En el fracaso de la revolución de las Comunidades de Castilla tuvo mucho que ver, defiende Pérez, esa divergencia de intereses en el seno de esa burguesía, así como el incipiente estadio de desarrollo de dicho grupo social.

Según el autor, hay dos hechos políticos fundamentales que dotan al movimiento comunero de carácter revolucionario más allá de su discurso y son los que utiliza para determinar los lugares en los que triunfó la revolución y diferenciarlos de aquellos en los que se produjeron desórdenes de otra naturaleza. En el plano local, la sustitución del regimiento cerrado de notables por una junta de gobierno más democrática, con diputados elegidos directamente por los barrios. En el plano estatal la supeditación política de las ciudades a la dirección de una Junta General como poder supremo del reino, conformada por diputados elegidos por dichas asambleas populares en las ciudades, desconociendo la autoridad del Consejo Real y los gobernadores designados por el rey.

En cuanto a lo que se puede reclamar al autor, algunos historiadores han señalado que el rastreo de las causas de revolución no se adentra apenas en fechas anteriores al reinado de los Reyes Católicos. Los aspectos medievales con influencia en el movimiento comunero quedarían así en segundo plano.

  • Las Comunidades como movimiento antiseñorial, de Juan Ignacio Gutiérrez Nieto. Publicado en 1973.

Este libro de Gutiérrez Nieto es pionero en algo que muchos autores harán después: incluir una retrospectiva sobre el tratamiento que la historiografía había hecho hacia el movimiento comunero desde el siglo XVI hasta la fecha de la publicación de su estudio. No en vano, dedica a ello la primera parte de las tres en que se divide la obra, realizando un repaso muy amplio y en profundidad. Las otras dos partes están dedicadas al análisis de las revueltas antiseñoriales en el contexto de las Comunidades (abordada separadamente en cada región de los reinos de la Corona de Castilla) y a la formación del bando realista, respectivamente. La voluntad fundamental del estudio de Gutiérrez Nieto es descubrir cómo y por qué se articuló el bando realista durante la guerra, identificando el carácter antiseñorial del movimiento comunero como la causa principal de que los nobles batallaran bajo la bandera carolina. Junto con las obras citadas de Maravall y Pérez da forma a la terna de obras clásicas para el estudio histórico de las Comunidades.

  • Los comuneros de Castilla: la forja de una revolución (1475-1521), de Stephen Haliczer. Publicado originalmente en inglés en 1981. Edición en castellano en 1987.

Haliczer analiza la revolución comunera dentro del marco teórico de la sociología funcionalista, centrando su análisis en las causas y consecuencias del conflicto más que en el desarrollo de este. No esconde sus intenciones de centrarse en el estudio de las causas profundas ya en las primeras páginas y denuncia que los historiadores anteriores no se habían fijado más que en las causas que precipitaron el levantamiento y no en sus raíces. Esas raíces las identifica en el siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos, cuando se produce un auge de la aristocracia nobiliaria paralelo a un decaimiento de la independencia de las ciudades (entre otras razones por la figura de los corregidores). Esta situación provocaría un enfrentamiento entre ambos poderes (nobleza y ciudades) que habría de mostrarse con toda crudeza durante la guerra de las Comunidades. La desarmonización de los distintos poderes existentes dentro del reino hacia finales del reinado de Isabel y Fernando sería, según el juicio del autor, uno de los motivos principales del levantamiento de las ciudades castellanas contra los grandes señores. En el apartado de las consecuencias defiende que tras el fin de la revolución el gran perdedor fue el rey ya que, según Haliczer, Carlos V tuvo que someter parte de su política a las propuestas de los comuneros.

Una de las principales razones por las que Haliczer ha visto criticada su obra es por no definir claramente las diferenciaciones sociales en el seno de las ciudades. Otros autores han señalado la superación de algunas de sus tesis atendiendo a estudios realizados posteriormente sobre ámbitos diversos de la Castilla bajomedieval y moderna. En líneas generales, se alinea con las tesis principales de Maravall y Pérez, aportando un enfoque distinto y más amplio que en estudios anteriores a la hora de analizar las causas del levantamiento comunero.

  • Absolutismo y comunidad. Los orígenes sociales de la guerra de los comuneros de Castilla, de Pablo Sánchez León. Publicado en 1998.

Pablo Sánchez León realiza un análisis de las causas del levantamiento comunero desde una perspectiva social y dentro de la corriente del materialismo histórico. Critica claramente a autores anteriores (Maravall, Pérez, Haliczer) y señala que el análisis social que realizaron era insuficiente, acusándoles de mantener visiones teleológicas del conflicto.

La base de su trabajo es el análisis de la evolución histórica de las ciudades castellanas, centrándose en la comparación entre los desarrollos políticos, económicos y sociales de las ciudades de Segovia y Guadalajara, comparando ambos casos para dilucidar por qué dos ciudades tan cercanas mantuvieron posturas divergentes dentro de la rebelión. Se niega a de definir como revolución al levantamiento comunero por no tener un sujeto social protagonista definido y porque la situación de doble poder tras el establecimiento de la Junta comunera no tiene tampoco características revolucionarias, según su criterio. Resume calificando al movimiento comunero de «revuelta antiabsolutista». Aunque difiere a la hora de identificar las causas y en las conclusiones de su análisis, es un libro que se puede comparar con el de Maravall en cuanto a su estilo de ensayo historiográfico profundo que relaciona los hechos que estudia con grandes teorías del análisis sociológico.

  • Los comuneros, de Joseph Pérez.Publicado en 2001.

Este pequeño libro, publicado por Joseph Pérez tres décadas después de su gran monografía sobre los comuneros, no es un simple resumen de aquella. El propio autor lo advierte en la introducción, señalando la matización de algunos puntos a la luz de las aportaciones de la investigación histórica desde los años 70, pero indicando al mismo tiempo que sus tesis fundamentales siguen siendo las mismas.

Lo más novedoso es la referencia a obras aparecidas con posterioridad a su anterior monografía y que, en cierta medida, confrontan sus interpretaciones. En este sentido es paradigmática la refutación de algunas tesis de Haliczer que en el fondo, juzga, no invalidan las suyas anteriores. La principal reclamación del autor en este sentido es que niega la idea de Haliczer de que las propuestas comuneras tuvieran éxito tras la derrota de Villalar en la estructura política imperial. Por otro lado, llama la atención que no se refiera a la obra de Pablo Sánchez León, que vio la luz tres años antes. Un libro sin duda muy recomendable para quien pretenda una primera aproximación a la historia de las Comunidades de Castilla, puesto que tiene un carácter divulgativo evidente.

  • Los comuneros: de la realidad al mito, de Enrique Berzal. Publicado en 2005.

El profesor de la Universidad de Valladolid elabora aquí una síntesis muy asequible del movimiento comunero. La primera parte de la obra, en la que se narran los hechos históricos de las Comunidades, conjuga las aportaciones de las principales obras mencionadas antes, especialmente las de Maravall, Gutiérrez Nieto, Pérez y Haliczer.

Es la segunda parte la más original del autor. En ella recorre la construcción del mito de los comuneros después de Villalar y hasta los albores del siglo XXI. Lo hace de manera más amplia y profunda que hasta entonces otros autores habían hecho, exponiendo multitud de ejemplos para analizar la construcción y el desarrollo del mito de los comuneros a lo largo de las grandes etapas políticas en España desde 1808, y dentro de cada una de ellas, en el seno de los distintos partidos o tendencias existentes. No se limita el análisis a la producción historiográfica, sino también a publicaciones en prensa, intervenciones de diputados en las cortes, obras literarias, piezas musicales e incluso obras pictóricas historicistas.

  • Comuneros. El rayo y la semilla (1520-1521), de Miguel Martínez. Publicado en 2021

Se trata de un acercamiento al movimiento comunero desde la historia cultural, que recoge la gran cantidad de novedades historiográficas aparecidas sobre el tema en las dos primeras décadas del siglo XXI y que adopta un punto de vista popular, centrado en los de abajo, en el común. Destaca también el diálogo del pasado con el presente y el futuro que se da a lo largo de todo el texto, siendo un libro muy interesante y sugerente para cualquier lector en nuestros días. En este blog se ha publicado una reseña más amplia.

Estudios sobre personajes comuneros

  • Relación histórica de los principales comuneros segovianos, de Carlos de Lecea y García. Publicado en 1906
  • El obispo Acuña. Historia de un comunero, de Manuel Guilarte. Publicado en 1979.
  • Juan Bravo, de Luis Fernández. Publicado en 1981.
  • El proceso contra Juan Gaitán, de María del Carmen Vaquero Serrano, publicado en 2001
  • La mujer valerosa: historia de doña María Pacheco, comunera de Castilla (1497-1522), de Fernando Martínez Gil. Publicado en 2005.
  • Don Antonio de Acuña y su época, de José de Castro Lorenzo. Publicado en 2007
  • Juan de Padilla, biografía e historia de un mito español, de Fernando Martínez Gil. Publicado en 2020. En este blog se ha publicado una reseña de esta obra.
  • Proceso contra Bernardino de Valbuena, el comunero de Villalpando, de Tomás López Muñoz. Publicado en 2020

Estudios locales y comarcales

  • Burgos en las Comunidades de Castilla, de Anselmo Salvá. Publicado en 1895
  • Historia de los comuneros de León y su influencia en el movimiento general de Castilla, de Eloy Díaz Jiménez y Molleda. Publicado en 1916
  • El movimiento comunero en los pueblos de Tierra de Campos, de Luis Fernández Martínez. Publicado en 1979.
  • La revolución comunera en tierras de Segovia, de Pedro Álvarez de Frutos. Publicado en 1987
  • La ciudad inquieta: Toledo comunera (1520-1522), de Fernando Martínez Gil. Publicado en 1993.
  • La ciudad de Jaén y la revolución de las Comunidades de Castilla (1500-1523), de Pedro Andrés Porras. Publicado en 1993
  • Madrid comunero. Crónica y análisis del alzamiento en la villa, de José Manuel Castellanos Oñate. Publicado en 2015
  • A voz de comunidad. La rebelión comunera en Alcalá de Henares. 1520-1521, de Ángel Carrasco Tezanos. Publicado en 2016
  • Valladolid comunera. Sociedad y conflictos en Valladolid en el tránsito de la Edad Media a la Edad Moderna, de Beatriz Majo Tomé. Publicado en 2017
Batalla de Villalar, de Manuel Picolo y López (último tercio del siglo XIX) [Fuente: Wikipedia]

Publicaciones colectivas y actas de congresos

  • En torno a las comunidades de Castilla: actas del Congreso Internacional “Poder, Conflicto y Revuelta en la España de Carlos I”: (Toledo, 16 al 20 de octubre de 2000), coordinado por Fernando Martínez Gil. Publicado en 2002.
  • Castilla en llamas. La Mancha comunera, coordinado por Miguel Fernando Gómez Vozmediano. Publicado en 2008
  • Las Comunidades de Castilla: Corte, poder y conflicto (1516-1525), dirigido por Carlos Javier de Carlos Morales y Natalia González Heras. Publicado en 2020

Mención especial merecen los Simposios de historia comunera que se vienen celebrando durante la última década bajo el paraguas de la Fundación Villalar (cuyo nombre ha cambiado recientemente a Fundación Castilla y León). Se trata de una serie de reuniones bianuales en las que se han recogido aportaciones desde diversas perspectivas sobre el movimiento comunero. Las actas de los simposios han sido publicadas bajo la coordinación de Itsván Szászdi León-Borja y María Jesús Galende Ruiz, principalmente. Algunas de estas publicaciones son:

  • Monarquía y revolución. En torno a las Comunidades de Castilla (2010)
  • Imperio y tiranía: la dimensión europea de las Comunidades de Castilla (2013)
  • Carlos V: conversos y comuneros. Liber amicorum Joseph Pérez (2015)
  • Iglesia, eclesiásticos y la revolución comunera (2017)
  • Mujeres en armas. En recuerdo de María Pacheco y de las mujeres comuneras (2020)

También merece referencia el congreso que se celebrará en mayo de 2021 en Valladolid con motivo del V centenario y bajo el auspicio, una vez más, de la antigua Fundación Villalar. Es previsible que venga acompañado de una publicación con las aportaciones de los participantes.

Concentración en Villalar el 23 de abril de 1978 [Fuente]

Otras publicaciones de interés

  • Los comuneros, de Luis López Álvarez. Publicado originalmente en 1972 y revisado en 1985.

La obra del poeta leonés es un largo romance dedicado a la rebelión comunera que alcanzó bastante fama durante los años inmediatamente posteriores al fin de la dictadura franquista, especialmente a partir de una adaptación musical que realizó el grupo Nuevo Mester de Juglaría. Fundamental a la hora de entender y explicar el poso del mito comunero en la sociedad castellana desde la Transición hasta nuestros días a través de la presentación los comuneros como adalides de la lucha por las libertades castellanas, saltándose en algunos detalles la exactitud histórica en favor de la narración épica.

  • Los comuneros de la Santa Junta. La Constitución de Ávila, de José Belmonte Díaz. Publicado en 1986.

El autor se alinea con las posiciones de Maravall en su estudio, de no mucha longitud y estructurado de forma muy clara. Incluye transcripciones de algunos documentos comuneros de primera importancia. No realiza un recorrido cronológico de los hechos, sino que se dedica a analizar el carácter político de la rebelión a través de los mencionados documentos.

  • Pensamiento político y reforma institucional durante la guerra de las comunidades de Castilla, de José Joaquín Jerez. Publicado en 2007

El profesor José Joaquín Jerez, doctor en derecho, aborda en este amplio estudio el pensamiento político comunero desde una perspectiva de la historia del derecho. No en vano, la publicación es fruto de su tesis doctoral como jurista. De su estudio concluye que no se puede englobar a la rebelión de las comunidades como una revolución, sino que sus objetivos eran de reforma institucional pero sin pretender acabar con el régimen político y social existente. El conjunto de los diferentes textos comuneros conocidos como capítulos es la base fundamental de su análisis, pero la gran extensión de la obra permite al autor adentrarse en aspectos diversos de la historia comunera, incluyendo una retrospectiva sobre las interpretaciones del movimiento desde el siglo XVI al XX.

  • La ley Perpetua de la Junta de Ávila (1520). Fundamentos de la democracia castellana, de Ramón Peralta. Publicado en 2010.

Se trata de un análisis jurídico-político de la llamada Ley Perpetua o Capítulos de Tordesillas, una de las elaboraciones programático-constitucionales más importantes surgidas del movimiento comunero. El autor, profesor de derecho constitucional, resulta un tanto grandilocuente en algunas expresiones y puede resbalar a la hora de utilizar algunos conceptos históricos, pero la obra no deja de tener interés. Va en línea con la obra señalada anteriormente en cuanto al carácter jurídico del estudio, pero difiere en las conclusiones.

  • Siete episodios de la rebelión de las Comunidades de Castilla (1520-1521), de Edward Cooper. Publicado en 2019

Se trata de una recopilación y ampliación de investigaciones anteriores del autor sobre diversos episodios y personajes relacionados con la rebelión de las Comunidades. El propio autor asegura que una de sus intenciones es resaltar la importancia de las relaciones sociales verticales (de intereses) sobre las horizontales (de casta o clase). Destaca en sus capítulos la labor de estudio genealógico de diversas familias más o menos relacionadas con los hechos de la rebelión comunera. Un volumen no muy extenso, que no está estructurado como un todo y que se acerca a la enjundia de la historia de las Comunidades de una manera un tanto tangencial.

  • La revuelta de las Comunidades de Castilla en el reino de Dios: profecía, heterogeneidad religiosa y reforma eclesiástica (1520-1521), de Claudio César Rizzuto. Publicado en 2021

Un estudio que aborda el movimiento comunero desde una perspectiva que no se había tratado anteriormente con profundidad, la de sus implicaciones religiosas. La labor investigadora del autor con anterioridad a la publicación del libro, materializada en varios artículos sobre el tema, le convierte quizá en el mayor conocedor de estos aspectos en torno a las Comunidades.

Doña María Pacheco de Padilla después de Villalar, de Vicente Borrás y Mompó (1881) [Fuente: Museo del Prado]

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s